eng
competition

Text Practice Mode

Historias de la Historia

created Apr 25th 2018, 16:42 by Rafael G.V.


2


Rating

441 words
21 completed
00:00
25 de febrero del año 1500. En Gante se celebra una brillante fiesta a la que asisten los reyes Felipe el Hermoso y su esposa doña Juana, que más adelante será llamada la Loca. Medianoche; la dama se siente aquejada de los dolores del parto; se retira al retrete y allí, a las tres de la madrugada, da a luz un niño, heredero del trono de España.
 
Pocos días después se celebra con toda solemnidad su bautizo y se le impone el nombre de Carlos en recuerdo de su bisabuelo el duque de Borgoña, gracias a cuya herencia reinará después en los Países Bajos. El niño es feo, muy feo, fealdad que se acentuará con los años. Los Habsburgo le proporcionan el labio inferior prominente, característica de la familia, y, por parte borgoñona, el mentón salido que le impedirá siempre cerrar la boca, afeada, además, por una detestable dentadura.
 
Más adelante, ya en España, un infanzón de Calatayud, sin reparar en este defecto congénito, le diría un día:
Cerrad la boca, Majestad, que las moscas de este reino son traviesas.
 
Jerónimo de Moragas dice: "Carlos de Europa, el gran emperador, de haber sido sometido a una revisión psicométrica hubiera sido declarado por inútil, por corto de entendederas, por inepto para los idiomas, por negado para las matemáticas y
además por sus ataques epilépticos". Pero para suerte de Carlos aún no había comenzado la pedantería moderna. Si no pudo aprender idiomas, su excelente francés le sirvió para hacerse entender de todo el mundo, porque con él expresaba
uno de los pensamientos más claros y más ordenados de Europa.  
 
Si fracasó en las matemáticas, culpa debió de ser, como en tantos otros niños, de sus profesores que no supieron hacérselas interesantes, porque, cuando las necesitó para sus batallas, las aprendió cumplidamente con su compañero Francisco de Borja. Si tuvo ataques epilépticos, dejó de tenerlos cuando era muy joven.  
 
Carlos de Europa fue uno de esos mozos tardíos en el desarrollo de sus facultades, tardos en adquirir el sentimiento de responsabilidad y que un día nos sorprenden dando el gran salto y haciendo burla de todas nuestras predicciones.
 
Los historiadores disienten sobre cuál fue el primer idioma en que se expresó el futuro emperador: el francés, el flamenco... Lo cierto es que no fue el castellano puesto que, al llegar a España, lo desconocía por completo. El alemán lo habló
siempre con dificultad.
 
Le gustan los deportes de la época: cacerías, torneos, habilidades con la espada, la lanza y la ballesta. Tenía una cierta habilidad para ello, aunque un día de un ballestazo matase a un servidor, por equivocación, claro está.  
 

saving score / loading statistics ...